· Los estragos del estrés
· Beneficios del masaje
· El abc del estrés
· El pH, cuestión de vida o muerte.
· Dieta alcalina de desintoxicación.
· Flora intestinal, clave de la salud.
Activación ADN >
Niños Indigo >
Espíritu >
Abundancia >

¿Qué tiene que ver conmigo y
con mi salud el equilibrio pH?

¿Sabías que la falta de energía, la pérdida del ánimo o del gozo de vivir, forman parte de evidencias que hablan de que tu pH está desequilibrado?

Muchas veces mantienes un dolor de cabeza, tu cara está muy pálida y tus ojos lacrimosos; en otras ocasiones tus dientes están sumamente sensibles y tus encías inflamadas; tu estómago constantemente está llamándote la atención, ya sea por la acidez o por dolor, quizá tengas desarreglos intestinales liberadores de ácidos, con tenencia diarreica o tu orina es ácida; o te ha ocurrido que tus uñas se tornan delgadas o tus cabellos pierden su brillo, te han dolido o crepitado tus articulaciones ó padeces de neuralgia, insomnio ó neuritis.

La intención no es alarmarte, si no que a través de este artículo te informes y puedas modificar tu actuar diario disciplinándote en el sueño, en el ejercicio, en el trabajo, en la alimentación, en tus relaciones personales.

¿Qué es el equilibrio ácido-básico?

El equilibrio ácido básico no es el único equilibrio orgánico necesario para nuestra salud. Por el contrario, existen varios equilibrios; por ejemplo el equilibrio entre la actividad y el reposo, entre el estado de vigilia y el estado del sueño, el inspirar y el espirar, la sangre venosa y la sangre arterial, el de ingerir alimentos y defecar.

Y así, como nos es dañino alterar cualquiera de estos equilibrios (por ejemplo, permanecer despierto más de 21 horas diarias y sólo dormir 3 horas, es decir, no descansar lo necesario para compensar nuestra actividad diaria), la presencia excesiva de sustancias ácidas o básicas, es realmente peligrosa para nuestra salud.

La mayor parte de la población padece trastornos de acidificación, ya que el modo de vida y de alimentación actuales, favorecen la acidificación del organismo.

En general, la alimentación actual consiste en alementos ácidos o acidificantes como son proteínas, cereales y azúcares, en cambio alimentos bases como las verduras se consumen en cantidades menores. El consumo de estimulantes como el tabaco, el café, el té y el alcohol han alcanzado proporciones enormes y producen un efecto acidificantes sobre el organismo. El estrés, el nerviosismo, la prisa, la falta de tiempo, etc., contribuyen a acidificar el organismo condicionando desarreglos y perturbacioens metabólicas.

Cuando nuestro organismo funciona mejor, es cuando el medio interior, tomado en su conjunto, posee un pH de 7.39, que es ligeramente alcalino. Las variaciones normales de este pH son muy débiles: hasta 7.36 por el lado de acidificación y hasta 7.42 por el lado de la alcalinización. Mas allá de estas dos cifrs, nos encontramos en acidosis (de 7.36 a 7) o en alcalosis (de 7.42 a 7.8). Si se sobrepasan esos límites, el cuerpo pierde equilibrio y ya no es capaz de funcionar correctamente. De ambas variantes, la acidosis por desgracia, es la más común (mas de la mitad de la población la padece).

¿Cómo afecta la acidez a nuestro organismo?

Cuando el organismo se acidifica, se pueden facilitar enfermedades de las siguientes maneras.

a) La primera, se encuentra ligada a la actividad de las enzimas. Estas son las pequeñas obreras en el origen de todas las transformaciones bioquímicas que tienen lugar en el cuerpo, y de las que dependen el buen funcionamiento de órganos (hígado, riñón, bazo, etc.).

Para que las enzimas funcionen correctamente necesitan un entorno óptimo de pH, o de lo contrario su actividad se verá perturbada o hasta interrumpida totalmente.

Cuando se produce un desequilibrio en el pH, se presentan enfermedades, y en el caso de pérdida de este equilibrio, el cuerpo ya no puede seguir funcionando pudiendo ocasionar hasta la muerte.

b) La segunda, se debe a la agresividad de los ácidos presentes en exceso en los tejidos. De hecho antes de ser neutralizados por las bases, irritan los órganos con los que se hallan en contacto. Promoviendo procesos inflamatorios que pueden condionar dolor, pérdida de la función o lesiones en los tejidos.

En estos proceso participan los órganos encargados de eliminar los ácidos fuertes, como son la piel y los riñones. Una gran parte de los eccemas (lesión exudativa generalmente de la piel), urticarias (lesión productiva de la piel), pruritos (área del cuerpo con comezón), así como eritema (enrojecimientos de la piel), se deben a la irritación causada por la acidez del sudor.

Un ejemplo puede ser cuando la densidad y el pH de la orina se encuentra muy ácida, al momento de orinar se puede presentar dolor, ardor, inflamación; promoviendo padecimientos como uretritis o cistitis que son generalmente problemas de tipo infeccioso.

La agresión ácida a los diferentes tejidos puede provocar en el caso de las articulaciones dolor (artritis), en los nervios (neuritis) y en los intestinos (enteritis, colitis, etc.). Una infección puede fácilmente sobre añadirse a los trastornos ya mencionados, dado que las lesiones de las mucosas, permiten a los microorganismos penetrar fácilmente en los tejidos, ya que generalmente por la acción ácida puede encontrarse disminuida la acción de el sistema inmune, favoreciendo la colonización microbiana o viral.

c) La Tercera, se debe al hecho de que toda persona que se acidifica, se desmineraliza inevitablemente, ya que el cuerpo debe ceder los minerales básicos para neutralizar los ácidos. Esta desmineralización puede afectar a cualquier órgano, pues los minerales básicos se encuentran en todos los tejidos.

Los problemas más conocidos implican al sistema musculoesquelético así como a los dientes. Los huesos se descalifican, pierden su resistencia y su flexibilidad, tanto que se pueden fracturar con facilidad, perdiendo masa ósea (osteoporosis), inflamación a nivel de las articulaciones, fractura a nivel de los cuerpos vertebrales que pueden causar compresión nerviosa (ciática), a nivel de los dientes éstos se pueden volver frágiles y quebradizos al desmineralizarse, sensibles a los alimentos fríos o calientes, desarrollando caries con facilidad.

También la desmineralización debilita al cabello, condicionando pérdida en su brillo y caída en abundancia; las uñas se doblan y se fracturan al menor choque; la piel se reseca o se cuartea; las encías se deforman, se vuelven sensibles y sangran.

pH Urinario

Existen numerosos ensayos, fáciles de realizar. Sin duda alguno, el primero es el de la medida del pH urinario. Consiste en medir el pH de la orina con papel tornasol. Se conoce la tasa normal de escreción de ácidos a través de los riñones, lo que da a los orines un pH que se sitúa entre 7 y 7.5

El papel tornasol tiene la propiedad de cambiar hacia el rojo, bajo la acción de los ácidos, hacia el azul, bajo la de las bases. Los diferentes tintes de degradación que adoptará el colorante permiten medir el grado de acidez o alcalinidad de un producto.

A cada color de degradación le corresponde un pH preciso.

¿Cómo interpretar los resultados?

pH inferior a 7 (pH ácido)
Un pH así, nos indica acidez urinaria. Ejemplo el pH 6 o 6.5, nos habla de que el organismo está ligeramente acidificado, pero si el pH alcanza 5 o 4.5 nos indica que está muy ácido.

pH entre 7 y 7.5 (pH neutro)
Este pH nos habla de personas con buena salud. Es importante precisar que la primera orina de la mañana debe ser ácida, por lo tanto v a ser hasta la segunda micción del día, la que nos va a indicar si el pH de la persona es neutro. (En toda persona en buen estado de salud, la primera orina de la mañana, que ha acumulado los ácidos de la eliminación nocturna, debe obligatoriamente ser ácida, si no lo es, significa que los riñones no eliminan correctamente los ácidos).

pH superior a 7.5 (pH alcalino)

Cuando sucede esto, tres variantes pueden presentarse:

1.- El organismo tiende a una ligera alcalinización, esto se manifiesta cuando la alimentación es particularmente alcalinizante, como es el caso de ciertos vegetarianos que consumen pocos cereales y productos lácteos. Aqui se sugiere que éstos deberían vigilar, no tener carencias principalmente de proteínas.

2.- Las personas que tienen un pH urinario por encima de 7.5, padecen un desarreglo glandular (glandulas suprarrenales o paratiroides) u otras enfermedades particulares. Estos casos son extremadamente raros, aquí se sugiere el seguimiento médico por los trastornos que se generan.

3.- El grupo más común, comprende personas cuya orina es alcalina, pero cuyo organismo es ácido. A primera vista esto parece contradictorio. Aquí, el pH alcalino, se debe no al aporte excesivo e bases por la alimentación, sino a una gran pérdida de bases de los tejido orgánicos, una pérdida importante y excesiva que es necesaria para neutralizar una fuerte acidificación del organismo. Los orines, pues, no son alcalinos a causa de una ganancia orgánica en bases, sino a causa de una fuerte pérdida de bases por pérdida de reservas. Basta con analizar las enfermedades que contrae una persona que se encuentra en este caso, para darse cuenta de que sus problemas pertenecen a los que tienen su causa en la adificación. Es, pues, importante cambiar la acidez del organismo pese a la alcalinidad de la orina.

Sintomas:

Estado general: Falta de energía, disminución de la temperatura corporal, degradación cálcica y tendencia a las infecciones.
Estado psíquico: Pérdida del ánimo, del impulso y del gozo de vivir. Tristeza y nerviosismo.
Cabeza: Gran palidez, dolor de cabeza, ojos lacrimosos y sensibles.
Boca: Saliva ácida, abrasión de los dientes, encías inflamadas, fisuras en las comisuras de los labios e infecciones.
Dientes:
Sensibilidad, irritación y rotura de los dientes.
Estómago: Acidez y dolores estomacales.
Intestinos: Desarreglos intestinales liberadores de ácidos, ardor rectal, inflamación, tendencia diarreica, calambres y dolores abdominales.
Riñones - Vejiga: Orina ácida, irritación y ardor vesical, uretral y cálculos.
Vías respiratorias: Gota en la nariz, sensibilidad al frío, anginas, sinusitis, laringitis, tendencia alérgica.
Piel: Sudor ácido, piel seca o enrojecida, irritación en las regiones de sudoración, fisuras y grietas entre los dedos.
Uñas-Cabellos: Las uñas se tornan delgadas, se quiebran. Los cabellos pierden su brillo, se abren y caen.
Músculos: Calambres y espasmos en las piernas, tendencia a la pasmofilia, al lumbago, a la torticolis, dolor en los músculos de nuca y espalda.
Sistema oseo y articular: Desmineralización y descalificación del esqueleto, crujido de las articulaciones, hundimiento de las vértebras.
Sistema circulatorio: Hipotensión, mala circulación, anemia, hemorragias, taquicardia.
Glándulas Endócrinas: Agotamiento e hipofunción de las glándulas en general, salvo de la tiroides que tiene tendencia a acelerarse.
Organos genitales: Inflamación de las vias genitales debido a los ácidos e infecciones, flujo blanco.
Sistema nervioso: Sensibilidad aumentada al dolor en general, neuralgia tenaz o migratoria, insomnio, neuritis.

El equilibrio ácido-básico también es influnciado por la manera de vivir, en el curso de la jornada, durante los descansos, en el lugar de trabajo, etc.,

Tabla de los modos de vida acidificantes y alcalinizantes:

Acidificantes:
· Vida sedentaria.
· Prefiere utilizar el ascensor.
· Se desplaza con un vehículo aún en tramos pequeños.
· Vive mucho en interiores.
· Estresado(a).
· Vida agitada, no se da tregua al descanso.
· No duerme lo suficiente.
· Sueño agitado, insomnio.
· Fumador(a).
· Negativo(a).
· Tendencia colérica e irritable.
· Agresivo(a), envidioso(a)

Alcalinizante
· Vida activa
· Sube a pie las escaleras.
· Se desplaza a pie lo posible.
· Realiza deportes (caminata, natación, ciclismo, actividades al aire libre)
· Vida tranquila y organizada.
· Duerme bien.
· Sueño reparador.
· No fumador.
· Optimista.
· Apacible y paciente.
· Amable, generoso(a).

Conoce los diferentes tipos de alimentos

1.- Alimentos acidificantes
2.- Alimentos alcalinizantes
3.- Alimentos ácidos.

Los dos primeros grupos se definen en función del efecto que tienen los alimentos sobre el cuerpo (efecto acidificante o alcalinizante), en tanto que para el tercer grupo (ácidos) lo es en función de la característica misma del alimento, es decir, de su gusto ácido, sin consideración de su efecto sobre el organismo.

Lista de alimentos acidificantes

· Carnes, aves, salchichonería, extractos de carne, pescados, frutos del mar.
· Clara de huevo.
· Quesos (los quesos fuertes son más ácidos que los suaves).
· Cuerpos grasos animales (manteca de cerdo, sebo)
· Las grasas vegetales, sobre todo cacahuate, y los aceites refinados o hidrogenados (margarina).
· Los cereales, sean o no integrales; trigo, avena, mijo.
· El pan, las pastas y las hojuelas.
· Las legumbres: cacahuate, soya, alubias, habas.
· El azúcar blanco.
· Los dulces: pasteles, chocolates, bombones, etc.
· Los frutos oleaginosos: nuez, avellana, cacahuate, etc..
· Las bebidas industriales azucaradas: refrescos.
· El café, el té, el cacao y el vino.

Lista de alimentos alcalinizantes

· Papas
· Hortalizas verdes, crudas o cocidas: ensaladas.
· Lechuga, ejotes, germinados
· Hortalizas coloreadas: zanahorio, betabel.
· Maíz (granos)
· Leche (líquida o en polvo), queso blanco bien exprimido y nata
· Mantequilla
· Plátanos
· Almendras, nueces de brasil.
· Castañas
· Frutos secos; dátiles, uvas, pasas.
· Aguas minerales alcalinas.
· Lechada de Almendras.
· Aceitunas negras conservadas en aceite.
· Aguacate
· Aceite de prensado en frío (aguacate, uva, olivo)
· Azúcar mascabado.

Lista de alimentos ácidos

· Suero lácteo: yogurth, cuajada, jocoque, queso blanco
· Fruta no madura.
· Fruta ácida: zarzamora, fresa, limón, toronja, mandarina, naranja, manzana, cereza, ciruela, durazno.
· Fruta dulce: melón, sandía
· Hortalizas ácidas: Jitomate, tomate verde, berros.
· Verduras lacto-fermentadas (col agria y pepinillos).
· Jugo de frutas, jugo de limón.
· Miel
· Vinagre

Las cantidades de alimentos alcalinizantes y ácidos debe ser superior a la cantidad de alimentos acidificantes.

¿Cómo desacidificar tu organismo?

El drenaje de los ácidos: por riñones, piel y pulmón

Los órganos encargados de la eliminación de los ácidos son, por una parte, los riñones y la piel; y por otra, los pulmones. Riñones y piel eliminan los ácidos fuertes, como el ácido úrico, el ácido sulfúrico y el ácido fosfórico, que surgen principalmente de las proteínas animales. Los pulmones eliminan los ácidos débiles o volátiles, como lo son los ácidos cítrico, pirúvico, oxálico, que provienen de los vegetales, bajo la forma de anhídrido carbónico. (CO2).

No pudiendo la sangre contener mucho ácido, debido a que éstos modifican peligrosamente su pH, el organismo buscará desembarazarse de ellos, lo más rápidamente posible. Desgraciadamente, las cantidades de ácidos acumuladas son a menudo demasiado importantes y sobrepasa las posibilidades de los riñones y de la piel.

De ahí que se aconseja una dieta especial y el aporte de suplementeos básicos que ayuden a desacidificar el organismo; se trata de preparaciones que contienen los principios minerales básicos: calcio, potasio, magnesio, hierro y manganeso, bajo una forma fácilmente asimilable por el organismo.

Sugerencias nutricionales que nos ayudan a desacidificar el organismo.

1.- La spirulina: Es una alga de agua dulce. Contiene proteínas, betacaroteno, vitamina B12, hierro, ácido gammalinoleico. Es recomendada en caso de fatiga y anemia, problemas de la vista, trastornos menstruales y afecciones de la piel (Dosis 10 gramos).
2.- La Melaza: Es un subproducto de la caña de azúcar, obtenido por el prensado de la caña. Es rico en minerales, vitaminas, oligoelementos, magnesio, hierro, etc. Se recomienda en caso de anemia, calambres, edemas, reúmas, insomnio y estrés.
3.- El Ginseng: Es una planta de Extremo Oriente que crece en el sotobosque. Es la raíz la que se utiliza de esta planta. Contiene vitamina del grupo B, A, C, E, y D. Se recomienda en casos como agotamiento, enfermedades degenerativas, depresión, debilidades del sistema nervioso, diabetes, estrés, problemas del hígado y de memoria y la convalecencia.
4.- El Gérmen de Trigo: Es la parte nutritiva más rica del grano de trigo. Contiene aminoácidos, los ácidos grasos esenciales, minerales, oligoelementos, vitaminas B y vitamina E. Se recomienda en casos de hipotensión, depresión, tendencia a la trombosis y reglas dolorosas e irregulares.
5.- El aceite de Bacalao: Es un pez de los mares del Norte cuyo hígado contiene un aceite muy rico en vitamina D. Favorece la absorción de calcio a nivel intestinal, evita la descalcificación del esqueleto y también contiene vitamina A.

Varios de estos ingredientes están incluidos en Trévo. Una bebida nutracéutica que ayuda a equilibrar los niveles del PH.

La fórmula de Trévo, contiene 174 nutracéuticos que te ayudarán a tener la mejor nutrición para ti y tu familia.

Sus ingredientes ayudan a equilibrar notablemente el pH de nuestro organismo.

MAS DE TRÉVO