· Beneficios del masaje
· Los beneficios del Omega 3
· El pH, cuestión de vida o muerte.
· Dieta alcalina de desintoxicación.
· Flora intestinal, clave de la salud.
Activación ADN >
Niños Indigo >
Espíritu >
Abundancia >

La importancia de comer granos enteros

Durante los años recientes, los investigadores de la salud e instituciones como la Administración de Alimentos y Medicamentos, el Departamento de Agricultura y los Centros para el control de Enfermedades de los Estados Unidos, entre otros organismos, ha resaltado la necesidad de que la población consuma más granos enteros. Sin embargo, a pesar de toda esta promoción, el consumo de granos enteros no ha tenido un crecimiento significativo de la población promedio. Como resultado científicos de la Universidad de Wake Forest, quienes revisaron ampliamente los beneficios potenciales que los granos enteros tienen en la salud, están presionando a los encargados de diseñar las políticas, a los científicos y a los médicos clínicos para que redoblen sus esfuerzos en fin de difundir este importante mensaje.

En el estudio combinado, que incluyó un total de 149,000 participantes, y que fue publicado el 24 de abril de 2007 en el Diario de Nutrición, Metabolismo y Enfermedades Cardiovasculares, los científicos señalaron que: “existe una relación inversa entre los granos enteros y la incidencia de enfermedades cardiovasculares en estudios epidemiológicos”. Descubrieron que aún una pequeña porción de 2.5 al día puede ayudar a reducir en 21% el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Aunque la fibra juega un papel muy importante en este beneficio, ellos puntualizaron que hay muchos otros factores involucrados. Explicaron que cuando los granos son refinados muchos de sus agentes biológicamente activos, incluyendo la fibra, las vitaminas, los minerales, los fitoesteroles y otros compuestos de plantas, son removidos. Resaltan el hecho de que “estos agentes biológicos tienen influencia en el riesgo cardiovascular a través de efectos en la homeostasis de glucosa, lípidos y lipoproteínas, función endotelial (la función de un tipo especial de célular) y otros mecanismos, que potencialmente influyen en muchos de los beneficios observados por el alto consumo de granos enteros”.

A lo largo de los años, la ciencia ha demostrado lo beneficios de protección a la salud que representa una dieta rica en granos enteros y nutrientes relacionados. Ellos han sido directamente asociados con la reducción de enfermedades cardiacas y de ciertos tipos de cáncer, así como también han sido identificadas por sus papeles en la estructura y función de las células saludables, eficientes y “energéticas”. Investigaciones recientes de la Encuesta Nacional de Evaluación de Nutrición y Salud de los Estados Unidos (NHANES, por sus siglas en inglés) muestran que a pesar de todos los esfuerzos de promoción, sólo el 8% de la población consume las cantidades recomendadas de 3 porciones de granos enteros por día. Esto deja al 92% restante de la población con carencias que dañan no solamente su salud cardiovascular potencial y su longevidad, sino otras funciones bioquímicas básicas del organismo.

La importancia que los granos enteros tienen en una dieta saludable ha sido mencionada constantemente en la importancia del consumo del Tre-en-en. En cada década, desde 1958, los científicos han seguido validando la importancia de este componente alimenticio crucial para la nutrición humana y así lo resaltan cada vez más. Ciertamente, en esta primera década del nuevo milenio hemos sido testigos de una mayor aceptación y mayor promoción acerca de la importancia fundamental de los granos enteros por parte de la comunidad científica y de las agencias gubernamentales. Uno de los aspectos más relevantes, pero quizá no tan reconocidos, de la importancia del grano entero y de sus componentes biológicos asociados pueden observarse en lo que se conoce como “La pirámide Alimenticia de Harvard”. Esta modificación y aclaración de la “Pirámide Alimenticia” original desarrollada por el departamento de Agricultura de los Estados Unidos en 1992, fue propuesta por investigadores líderes de la Escuela de Salud Pública de Harvard como la forma más apropiada de transmitir la importancia que ofrecen alimentos y nutrientes específicos.

En la Pirámide Alimenticia de Harvard, ellos separan deliberadamente a los granos refinados de los granos enteros y hacen un énfasis especial en las grasas (lípidos y esteroles) que estos granos y diversas plantas ofrecen para apoyar la salud, la vitalidad y la longevidad.

Este enfoque específico sobre la importancia de los granos enteros y los lípidos provenientes de plantas realizado por el equipo de Harvard es incorporado por GNLD y por su Consejo de Asesoría Científica (SAB).

Es visto como la prueba y la aceptación de un importante mensaje que hemos tratado de difundir durante décadas: Los organismos saludables y las células saludables energéticas que los componen tienen una necesidad biológica básica de granos enteros y de los lípidos y esteroles que éstos contienen. Y mientras la evidencia científica sigue manifestándose, confiamos en que en los próximos meses y años nuestro mensaje será recibido por un número creciente de profesionales de la salud, instituciones gubernamentales y consumidores en todo el mundo.

Temas relacionados