· Los estragos del estrés
· Beneficios del masaje
· El abc del estrés
· El pH, cuestión de vida o muerte
· Dieta alcalina de desintoxicación
· Flora intestinal, clave de la salud
Activación ADN >
Niños Indigo >
Espíritu >
Abundancia >

El abc del estrés
Manual publicado por Laboratorios Roche

¿Qué es el Estrés?

El estrés es la consecuencia de la adaptación de nuestro cuerpo y nuestra mente a los cambios. O expresado en términos algo más científicos: es la reacción fisiológica, psicológica y de comportamiento de un individuo que se esfuerza por amoldarse a las presiones tanto internas como externas y por adaptarse a las mismas.

El cambio no es nada nuevo. Sólo es nueva la velocidad sin precedentes de los cambios. La técnica, la ciencia, la medicina, el mundo laboral y las normas sociales experimentan cambios permanentes. Se requiere una dosis hasta ahora desconocida de adaptación.

El Estrés es tan antiguo como la humanidad. El estrés no es un fenómeno nuevo, ni se limita al mundo occidental. Dondequiera que el hombre actúa activamente sobre otras personas y sobre su medio, se genera una cierta medida de estrés.

Nuestros antepasados reaccionaban de inmediato ante un hecho que amenazaba su vida. Para sobrevivir ante el peligro, el hombre de las cavernas debía ya sea luchar o huir. El sistema nervioso vegetativo posibilita una disposición inmediata a la acción física. Vierte la hormona causante del estrés en las vías de la circulación de la sangre. La frecuencia cardíaca y la presión arterial aumentan; ello va unido a una respiración acelerada, una elevada tensión muscular y una rápida alimentación de energía. Una vez desaparecido el peligro el hombre de las cavernas volvía a la calma. Desde el punto de vista físico, existen pocas diferencias entre el hombre de las cavernas de entonces y nosotros. Sin embargo en la actualidad nos vemos expuestos con mayor frecuencia a amenazas y presiones psíquicas, tales como las discusiones con el superior, las dificultades del tránsito, las colas, las cuentas pendientes, etc.

El Proceso del Estrés

El proceso del estrés comprende el cuerpo y la mente. Las informaciones provenientes del exterior se procesan básicamente por dos vías:

A través del conocimiento.  La señal de alarma se percibe ya se evalúa, decidiéndose si es necesaria y provechosa o innecesaria y perjudicial.

Inconscientemente a través del sistema nervioso vegetativo.  Los reflejos físicos y emocionales preparan el cuerpo para una acción eventualmente necesaria.

El estrés es personal. El modo en que percibimos un hecho depende de la imagen de nosotros mismos, de la fuerza de nuestro yo, y de nuestra escala de valores. Dos personas pueden percibir una misma situación en forma totalmente distinta.

En diferentes momentos percibimos los mismos hechos en forma distinta. Reaccionamos en forma diferente según nuestro estado de ánimo.

Mientras que para un individuo la luz roja constituye una señal para el ordenamiento de transito, otro lo interpreta como un factor de perturbación.

Realidad e imaginación.  El hombre posee la capacidad de recordar el pasado e imaginar el futuro.

Una visión angustiada del futuro provoca reacciones de estrés. El fenómeno inverso es la capacidad de imaginación positiva. Este fenómeno provoca una sensación de bienestar que libera nuestras energías internas.

Él circulo vicioso.  Bajo los efectos del estrés, nuestro cuerpo se desequilibra porque diversas funciones se aceleran inútilmente. Ello provoca una mayor demanda de vitaminas y minerales, la cual debe cubrirse. De lo contrario, se genera una carencia que en un principio se caracteriza por nerviosismo, irritabilidad, cansancio, falta de concentración y mal humor depresivo. Estos síntomas actúan luego, a su vez, como factores de estrés e intensifican el estrés ya existente, generándose un circulo vicioso.

La Curva del Estrés

Una cierta medida de estrés es indispensable para nuestra salud y nuestra capacidad productiva. También los acontecimientos felices como el matrimonio o un premio en la lotería provocan estrés. El aburrimiento y una escasa estimulación como consecuencia de insuficiente estrés pueden ser perjudiciales para nuestra capacidad productiva.

La medida óptima del estrés es el estrés máximo capaz de provocar aún un mejoramiento de la salud y el rendimiento. Esta es la fase positiva del estrés (eustress).

Si el estrés sigue aumentando, la salud y el rendimiento vuelven a empeorar. Esto equivale a la fase negativa del estrés (distress). Cada ser humano tiene un umbral de estrés diferente. La curva de estrés varía de un individuo a otro. Pero en todos se alcanza un punto en el cual el estrés ya no actúa en forma positiva, con un efecto estimulante, sino perjudicial para la salud y el rendimiento.

Estrés  Positivo y Negativo

Las características de la fase positiva son:
· Vitalidad
· Capacidad de entusismarse
· Optimismo
· Resistencia a las enfermedades
· Resistencia física
· Vivacidad
· Relaciones personales

En la fase negativa del estrés sómos propensos a:
· Cansancio
· Irritabilidad
· Falta de concentración
· Depresiones
· Pesimismo
· Susceptibilidad a las enfermedades
· Baja productividad y poca creatividad

Fuentes del Estrés

Existen muchas causas del estrés:

Cambios.  Una cierta dosis de cambio es deseable y necesaria. Apenas esta supera nuestra capacidad de adaptación, nos encontramos en la fase negativa del estrés, es decir que ya no se encuentra asegurado nuestro equilibrio mental y físico.

Sobrecarga.  La falta de tiempo, el exceso de responsabilidad, la carencia de apoyo y las expectativas exageradas contribuyen a crear este cuadro de excesiva exigencia.

Alimentación incorrecta.  En caso de estrés deberíamos preocuparnos particularmente por una alimentación suficiente y equilibrada. Sin embargo, la experiencia demuestra que la presión del tiempo, la falta de interés por hacer las compras y cocinar, provoca justamente lo contrario. De este modo se genera una carencia de determinadas vitaminas y minerales, comienza a actuar él circulo vicioso y el estrés se acrecienta. No sólo es importante qué y cuando comemos, sino también cómo comemos.

Fumar.  La nicotina estimula la liberación de hormonas que provocan reacciones de estrés.

Ruido.  El ruido provoca irritación y debilita la capacidad de concentración. Los efectos pueden ser de tipo mental o físico. Ambos pueden provocar reacciones de estrés.

Escasa autoestima.  Las personas con escasa autoestima y poca seguridad en sí mismas son más propensas al estrés que las que tienen una imagen positiva y confianza en sí mismas.

Miedo.  El miedo no es sólo un síntoma o un signo, sino también una causa de mayor estrés. Las personas que reaccionan con mayor susceptibilidad al estrés provocado por el miedo, tienden a preocuparse innecesariamente,  a evocar constantemente vivencias desagradables del pasado, a sustentar un concepto pesimista de la vida o a estar permanentemente a la espera de catástrofes.

Falta de posibilidad de influir.  Una fuente de estrés que no debe subestimarse es la pérdida real o imaginaria de la posibilidad de influir. Particularmente las personas con escasas posibilidades de influencia y facultades de decisión suelen sentirse impotentes.

Tránsito vial.  Las congestiones de tránsito, las señales luminosas, el ruido y la contaminación del aire pueden poner en marcha una reacción de estrés. Quienes viajan a menudo, experimentan el tránsito vial como una fuente diaria permanente del estrés.

Perturbaciones del ritmo natural.  Las perturbaciones del ritmo natural provocan irritabilidad, trastornos digestivos, dolores de cabeza y un ritmo alterado del sueño.

Progreso.  Debido al progreso técnico se ha producido un aumento de la carga de trabajo, un incremento de la presión de los plazos, mientras se elevan constantemente las exigencias. Los contactos humanos se empobrecen y disminuye la comunicación. Los empleados de oficina en puestos de trabajo con computadoras presentan con mayor frecuencia trastornos provocados por el estrés.

V. SINTOMAS DE ESTRÉS

La reacción ante un exceso de estrés abarca el cerebro y la totalidad de las funciones del cuerpo.

Insomnio. Uno de los primeros síntomas de estrés son los trastornos del sueño. El sueño tiene gran importancia para la resistencia el estrés, porque muchos efectos negativos del estrés se amortiguan con el sueño. El sueño es la principal fuente de recuperación emocional y física.

Cansancio físico y mental.   El estrés es una fuerza motivadora positiva que inicia a un  rendimiento óptimo. Con una buena dosis de estrés somos productivos, creativos, capaces de comunicarnos y sanos.

Más allá de este nivel, comienza la fase negativa del estrés, cuyas consecuencias son ineficiencia baja productividad así como malas relaciones personales. Todos estos factores provocan cansancio mental.

El cansancio físico y mental tiene un efecto sinérgico y genera más estrés.

Abuso del Alcohol y del Tabaco

El motivo por el cual mucha gente ocurre al alcohol es su incapacidad de acabar con el estrés. Buscan aliviar con el alcohol su agotamiento, sus miedos y la presión a la cual se encuentran sometidos.

El alcohol puede levantar el ánimo durante un breve lapso y de este modo, favorecen aparentemente la distensión. Pero el consumo permanente de alcohol y sobre todo el abuso, puede provocar acostumbramiento y múltiples problemas de salud. El fumar es también una reacción al estrés igualmente difundida y perjudicial. Los efectos del consumo del tabaco, alcohol y café se potencian mutuamente.

Abuso de medicamentos.  Es cada vez mayor el número de personas que ante estados de salud provocados por el estrés, recurre a los medicamentos. Estos alivian los síntomas pero no combaten las causas. Por ello es importante que la ingestión de medicamentos tales como los tranquilizantes, sea sólo limitada en el tiempo y se produzca en base a prescripciones.

El sistema inmunológico.   Inicialmente cuando aparece el estrés se estimula el sistema inmunológico. Recién después de un estrés prolongado, se presenta un debilitamiento de las defensas inmunológicas.

Enfermedades Cardiovasculares.   Los estudios demuestran que existe una estrecha relación entre los factores de estrés y las enfermedades cardiovasculares. A ello cabe agregar también la hipertensión, la arteoesclerosis y el infarto de miocardio.

Otros  Síntomas Posibles.   Pérdida de apetito, trastornos digestivos, úlceras gástricas, obesidad, afecciones cutáneas, contracturas musculares, dolores de cabeza y espalda, falta de concentración, pérdida de memoria, aumento de la agresividad, trastornos psíquicos, problemas sexuales.

VI. COMO DOMINAR EL ESTRÉS.

El modo más efectivo de dominar el estrés es el cambio de forma de vida. Una actividad física suficiente, una alimentación sana y la relajación contribuyen a ello.

Alimentación sana.   Una alimentación de alta calidad y una relación equilibrada entre el consumo de calorías y de energía tiene enorme importancia. Una alimentación equilibrada se compone de 20 a 35% de grasa, 15 a 20% de proteína y 50% de hidratos de carbono.

También contribuyen a dicho equilibrio los alimentos naturales y una cantidad suficiente de fibras alimenticias. Además debería consumirse por lo menos 1 lt de agua por día. También es importante tomar vitaminas y sustancias minerales. Es aconsejable comer lentamente y con regularidad.

Actividad física.   Debería de practicarse paso a paso y progresivamente nuevos tipos de deportes y movimientos. Los deportes decididamente competitivos provocan estrés adicional. El deporte tiene una gran importancia para el dominio y la prevención del estrés, así como para el incremento del bienestar.

Métodos de relajación.   La correlación entre el cuerpo y la mente es de importancia capital para la relajación. Muchos de los métodos de relajación ofrecidos se basan en una relajación muscular voluntaria. De este modo se despierta primeramente la percepción del estado físico, que es necesaria para el éxito del método. Los ejercicios en sí mismos, también contribuyen a que el estresado se ocupe plenamente de sí mismo.

Diversos métodos, tales como el entrenamiento autógeno, la sofrología y la meditación logran una distensión  más profunda que comprende elementos psíquicos. Con algo de práctica, los métodos de relajación bien aplicados pueden lograr en poco tiempo en equilibrio entre la mente y el cuerpo.

La Clave.    El primer paso para un dominio exitoso del estrés es la comprensión de sus causas, la clave es la adopción de una actitud positiva y dinámica frente a la vida. Las personas con esta actitud frente a la vida pueden vivir y desarrollar su actividad con un alto nivel de energía. Una actitud de este tipo constituye el sustrato para una imagen positiva de sí mismo, la protección más efectiva contra las influencias destructivas del estrés.

Filosofía.   El dominio del estrés es una filosofía de vida. El sentido común y la propia existencia de vida contribuyen a dominar el estrés: aprender a distinguir entre los acontecimientos y las situaciones sobre los que podemos y queremos influir y aquellos que se encuentran fuera de nuestro ámbito de influencia.

Tolerancia, flexibilidad y capacidad de adaptación.   Aceptar los cambios, reconocer que existen diversos caminos que conducen a la meta. Pensar sin anteojeras y una mayor franqueza con condiciones indispensables para subsistir en nuestro mundo.

Planificación del tiempo.   Una división eficiente del tiempo es un elemento orientador esencial para dominar el estrés. Al planificar el curso del día es esencial establecer prioridades. Es importante estimar el tiempo requerido por diversas tareas. Para no sobrecargarse, es necesario aprender a decir no. ¡Determinadas tareas pueden delegarse! Pero al planificar el tiempo no debemos olvidarnos de nosotros mismos. Reserve también un determinado tiempo para sí mismo.

Manejo del Miedo.   El miedo se origina siempre en pensamientos desagradables que provocan sensaciones de angustia. El miedo puede reducirse, quebrando y deteniendo la cadena de los pensamientos que conduce a los estados de angustia. Ello puede lograrse reemplazando estos pensamientos desagradables por imágenes más tranquilizadoras y distensionantes. Practique el arte de vivir en el presente.

Entusiasmo y humor.   Una pizca diaria de entusiasmo, humor y risa contribuyen en gran medida a dominar el estrés. Una sana dosis de humor no sólo es divertida. Mejora también las reacciones entre las personas y puede calmar el estrés. El humor refleja la capacidad de relativizar las cosas y verlas desde una perspectiva correcta.

MINI-TEST  DEL STRESS.

1. Aunque duerma me siento fatigado.(cansancio fisico  y mental).............................(    )
a) nunca   b) un día al mes  c) un día a la semana  d) varias veces a la semana   e) siempre

2. Me he sentido deprimido..........................................................................................(    )
a) nunca   b) un día la mes   c) un día  a la semana  d) varias veces a la semana   e) siempre

3. Logro sentirme relajado...........................................................................................(    )
a) siempre   b) muchas veces al mes  c) algunas veces a la semana  d) una vez a la semana  e) nunca

4. Se me dificulta dormir.............................................................................................(    )
a) nunca   b) una dia al mes  c) un dia a la semana  d) varias veces a la semana  e) siempre

5. Cuando tengo algún problema, me duele el estomago en algún momento del día.(    )
a) nunca        b) a veces        c) muchas veces        d) casi siempre        e) siempre         

6. Me duele la cabeza..................................................................................................(    )
a) nunca   b) un dia al mes  c) un dia  a la semana  d) varias veces a la semana  e) siempre

7. Me siento de mal humor.........................................................................................(    )
a) nunca   b) un dia al mes  c) un dia a la semana  d) varias veces a la semana   e) siempre   

8. Siento mucha presión en el trabajo........................................................................(    )
a) nunca   b) un dia al mes  c) un dia a la semana  d) varias veces a la semana   e) siempre

9.  Me enfermo...........................................................................................................(    )
a) nunca   b)algunas veces al año  c) varias veces al año  d) varias veces al mes  
e) siempre tengo algo

10. Necesito fumar, comer (fuera de mis horarios) o beber (bebidas alcohólicas) para tranquilizarme............................................................................................................(    )
a) nunca     b) una vez a la semana     c) varias veces a la semana     d) varias veces al ida
e) todo el tiempo

Si usted respondió 4 o más preguntas con respuestas C, D o E, usted es un paciente estresado y necesita una terapia específica para evitar los síntomas primarios del estrés y evitar que se desencadenen enfermedades relacionadas a éste.

La exclusiva fórmula de Trévo con 174 nutracéuticos 100% naturales, ayuda a mantener tu cuerpo en excelentes condiciones.

Una excelente nutrición ayuda a eliminar el estrés.

Temas relacionados